Revista de la AMPA del CEIP Javier de Miguel

IMG-20171215-WA0005

¡Hoy no! Hoy no puedo. Por Carmen B.

Lo que pasa con los recortes de la mano de

Hoy no, hoy no puedo, hoy no emprenderé mi vuelo rutinario, mis alas se mueren, mi sensación es gris y el viento bufa sin apenas aliento: ¡Todos, todas, somos consentidores, consentidoras del terrorismo en el hogar! Desde aquí arriba oigo los gritos sordos de muchas víctimas, gritos de desamparo, dolor y miedo. Cada vez que una mujer grita desde su silencio, parte del cielo cae bajo mis patas de cigüeña vallekana.

Hoy estoy cansada de seguir volando junto a trocitos de cielo azul, hoy no los rozaré, hoy no volaré, hoy entregaré mi espíritu de
cigüeña a las dueñas de la creación. Hoy mis grandes alas morirán sujetando mi corazón de mujer, de él emana gotas de sangre, que resbalan e impregnan mi pluma, apoyándose en este papel.

No seamos una sociedad teórica sin recursos, con las víctimas no se debe hacer política. No se trata de acariciar el galardón más deseado, consiste en eliminar el desasosiego en sus vidas. La vida de las mujeres aún depende de sujetos que justifican el famoso bofetón a “Hilda”, y de una sociedad perpetuada en el cuento de la cenicienta. La violencia de género es problema social, no personal, evitémoslo, que pare “YA”, han muerto y mueren muchas, ni una más.

Se trata de la vida de nuestras abuelas, madres, hijas, hermanas y amigas, gritemos con ellas desde su silencio, no esperemos a que ellas den el primer paso de mil metros, hagámoslo con ellas, sus vidas no deben ser un ejemplo más.
Apostemos por una sociedad con igualdad en todos sus rincones, libre de la violencia de género, el principio de esta liberación se encuentra en el común esfuerzo diario, para tan arraigado cáncer social. La prevención es el instrumento para evitar asesinatos, de nada sirve tanta teoría cuando ya están muertas.
Nosotras no tenemos dueños, no somos de nadie, formamos parte de la humanidad, una humanidad en la que durante toda su historia ha discriminado a la mujer, sólo y únicamente por haber nacido féminas. Durante toda la historia hemos sido utensilios de intercambio, y aún nos humillan, nos desfiguran, nos queman, nos usan e incluso nos matan para hacernos suyas.

Artículo compartido por Carmen Berbel

Tags:

Hay una voz en el desierto

  1. Bueno bueno bueno. Que queréis que os diga?. Pues lo de siempre. Mil gracias a todas y todos los que lo hacéis posible. Me parece un regalazo esta revista. Una puerta abierta a todas las familias, un espacio de encuentro, y una ventana hacia el exterior…porque es muy grande para que se quede dentro de nuestros muros.¡Animaos a participar!. Escribes algo y luego unas magas adorables lo transforman en ARTE. Pura Alquimia :).

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Lo que pasa con los recortes

De Madrid al cielo